elsótanorock

CULTURA INDEPENDIENTE

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.

SUSCRIBITE

Por Mai Gervasio

coLUMNA

Corazas

Hola, ¿cómo estás? Gusto en conocerte. Te presento a mis corazas. Aunque no lo digamos con palabras, un poco eso es lo que hacemos al empezar una relación romántica / sexoafectiva o con el potencial de serlo. Debajo de esos cascarones están todas nuestras heridas, algunas de nuestra infancia, otras de relaciones anteriores e inclusos algunas provenientes de patrones heredados. En algún punto estamos frente a esa persona a la que ya vimos otras veces quizás, pero algo es diferente. Sabemos que nos va a tocar vulnerabilizarnos. Porque el amor es así. Muy lindo el cosquilleo y las sonrisitas, pero cuando llega la hora de ser valientes… ¡Ay!

 

Un día estás en la cama y le contás algo, algo super íntimo, algo que no solés compartir porque te duele o te avergüenza. O le decís lo que sentís, aun sabiendo que te estás exponiendo. En ese momento te sacaste una partecita de la armadura. En ese instante le estás dejando asomarse a lo que hay debajo, a tu ser más blando, más sensible y también más vulnerable.

 

Otras veces puede pasar que cuando sentimos que alguien está por vislumbrar algo bajo la coraza, nos esforzamos por disimularlo. Nos desconectamos de esa persona, evitamos momentos de intimidad, rompemos los silencios, desviamos la mirada. O peleamos, buscamos excusas para alejarle, nos escondemos tras el cinismo y la insensibilidad. Porque es más fácil. Es más fácil ir por la vida sin dejarse afectar. Si nadie accede a mi fragilidad, nadie puede romperme.

 

Y sí, claramente que da miedo. Dependerá de la experiencia de cada quien, pero, en general, saber que le estás dando permiso a alguien para acceder a tus heridas es, por lo menos, vertiginoso. Porque puede venir a poner cremita o a hundir el dedo y siempre esperamos lo primero, pero no tenemos certezas. Pero lo cierto es que no queda más opción que arriesgarse. No dejarse afectar es equivalente a no sentir y (me perdonan lo filosófica) ¿qué sentido tiene la Vida si no sentir? Somos seres sensoriales. Somos seres sociales. Y solo permitiéndonos ser vulnerables podemos acceder a la experiencia completa de ser humanxs.

 

Sacarnos la armadura (como vamos pudiendo) nos permite conectar. Le damos acceso a ese otre no solo a lo que nos duele sino también a lo que nos hace especiales, a lo que habita en lo más profundo de nosotrxs. Le ofrecemos nuestra ternura. Y todo lo que entregamos también nos lo obsequiamos a nosotrxs mismxs. La armadura pesa, cuánto mejor se siente corretear desnudx, siempre que nos sintamos en un terreno seguro. Y sí, algunas veces no va a salir tan bien. Otras veces, sí. Y vamos a disfrutar de la piel tibia al sol, las risas frescas y las lágrimas honestas y vamos a aprender. Y vamos a compartir. Aunque al principio cueste ser valientes y desarmarnos.

 

¿Te atrevés a ser vulnerable?

 

Redes:

@anerinadetierra

@brujipoeta

CONTENIDOS AUDIOVISUALES Y WEB

contenidos@elsotanorock.com

CONTACTO

facebook.com/elsotanorock

EL SOTANO ROCK. Sitio web oficial

www.elsotanorock.com

CONTACTO: radio@elsotanorock.com

COMERCIAL: comercial@elsotanorock.com

Todos los derechos reservados.

MATERIAL DISCOGRÁFICO Y RADIO

radio@elsotanorock.com

PRENSA

prensa@elsotanorock.com

sótano

Form received.