elsótanorock

CULTURA INDEPENDIENTE

SUSCRIBITE

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.

Es muy difícil sobresalir en la palangana donde se acumulan la ficción de zombies. Empezando porque desde hace más o menos veinte años ha venido en un alza continua, lo que genera que el propio género, nicho o pozo en el que se inscribe se sobre-escriba y redunde en circuitos cada vez más cortos y rompepelotas. Desde los videojuegos con virus incurables hasta plagas espontáneas y razones sobrenaturales, el zombie ha ido estandarizándose de manera pavorosa y los ideales de poder generar otro tipo de muertos a los que les pinta salir a caminar son cada vez menos seguros. Entiéndase por “seguro” como “vendible”. El zombie tiene que poder moverse más o menos rápido, ni muy lento ni corriendo, y tiene que poder moverse hasta que le maten el cerebro de alguna manera. El zombie huele y escucha, y ve, pero no entiende palabras. Si lo que el zombie muerde sobrevive, se convierte en otro muertito en relativo poco tiempo.

 

Ojo: que un género se asiente y cemente una base tiene varios puntos a favor además de una tonelada de cosas en contra. El lado malo es que tenermos millones de ficciones que son calcadas, iguales, industriales, donde el zombie es un telón de fondo y lo que se cuenta puede ser cualquier cosa: un dramón familiar, un post-apocalipsis, la reescritura de la sociedad a partir del desastre. El zombie entonces pasa a ser una cosa acartonada y mojada que se dobla al menor contacto, y no puede soportar el peso de la menor crítica porque subyace la base de “eso ya se ha visto” en todos los lugares. Pero también tiene que ser leído como ésto: un cartoncito desde el cual despegar para contar la historia que querramos, de la manera que querramos, y llevarla hacia donde querramos. Ya no estamos en kansas, Dorothy, y eso puede estar buenísimo.

 

It Stains the Sands Red me atrajo precisamente porque el punto de partida era bastante simple: una pareja se atasca en el desierto porque el auto muerde arena y no tienen cómo sacarlo de ahí, y uno de estos fiambres ambulantes decide manyarse al muchacho. Lo que sigue es la supervivencia de la chica, de la manera que pueda, escapando por un lugar que es hirviente de día y congelante de noche, perseguida por un coso que se la quiere morfar viva y que no duerme, ni se cansa, ni cesa de perseguirla.

 

El punto de partida es buenísimo, y la película sabe explotar algunos puntos super válidos que surgen de esa situación: el zombie no puede alcanzarla si ella camina, porque es lento, pero al mismo tiempo no puede dejar de moverse. El tomuer tampoco puede escalar, por lo que tiene que dormir siempre sobre piedras y montículos inaccesibles. A todo esto, se le suma el hecho de estar aislada completamente de todo, de tener agua limitada, de no tener un montón de comodidades y de tener que pensar en sobrevivir a la exposición de un desierto con lo poco que puede agarrar cuando tiene que salir corriendo. A medida que pasa el tiempo, la relación entre el zombie y la protagonista se transforma en un ping pong. Si bien el zombie es una fuerza de la naturaleza y no tiene raciocinio, la chica sí y puede aprovecharse o dejarse aprovechar por él si quiere.

CINE

Reseñas Negras

por El negro viglietti

It Stains the Sands

Red

Esta película cumple con un buen número de clichés, pero a rasgos grandes y sin spoilear es una película que busca ser clase B desesperantemente, a pesar de tener el potencial de haber sido una buena variante de lo que se acostumbra a ver en la pantalla grande con respecto a muertos. Cae en lugares comunes que podrían ser totalmente evitables y tiene sus momentos de brillantez, pero los flashbacks y la forma en la que están presentados, el dilema existencial que surge del aislamiento y el armamentismo boludo yankee son palos en la rueda. No es así el crecimiento de la protagonista, que pasa de ser una mujer que tiene todo más o menos resuelto en los primeros minutos de la película, a ser una literal sobreviviente no sólo del zombie, sino de un millón de cosas más que se van desenvolviendo e involucrando a lo largo de la trama y del tiempo y de los personajes que aparecen.

 

Si hay un veredicto, es una buena película para ver con pizza, cerveza y amigos. Como el resto de las películas de zombies, digamos.

CONTENIDOS AUDIOVISUALES Y WEB

contenidos@elsotanorock.com

COMERCIAL

comercial@elsotanorock.com

MATERIAL DISCOGRÁFICO Y RADIO

radio@elsotanorock.com

CONTACTO

facebook.com/elsotanorock

INSTITUCIONAL

institucional@elsotanorock.com

PRENSA

prensa@elsotanorock.com

EL SOTANO ROCK. Sitio web oficial

www.elsotanorock.com

CONTACTO: radio@elsotanorock.com

COMERCIAL: comercial@elsotanorock.com

Todos los derechos reservados.

Sitio web diseñado y producido por buho diseño.

owldiseño.com

CONTACTO: +54 351 (15)8040066

CORDOBA - ARGENTINA

Fotografia general: Mati Vercelli Foto

facebook.com/matiasvercelli

flickr.com/photos/suenoslucidos