elsótanorock

CULTURA INDEPENDIENTE

SUSCRIBITE

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.

ENTREVISTA

Hace unos días recibimos en Córdoba la visita de Ian Debiase. Historietista e ilustrador, la excusa de su arribo a la Docta fue la de presentar su más reciente creación: un libro de historietas basadas en discursos, cartas y comunicados de una figura tan emblemática como lo es el Subcomandante Marcos. Pudimos presenciar la presentación en Volcán Azul, y luego le hicimos frente a la lluvia y la piedra en pos de entrevistarlo para nuestro programa Una Cosa de Locos.

 

De esa charla, surgieron conceptos tan, pero tan interesantes, como los que están a continuación:

 

 

- Quería que nos contaras, por lo menos en principio, cómo surge la inquietud o la necesidad de realizar este trabajo que quizás, a algunas personas les suene como algo, digamos, inusual. Sobre todo en el mundo de la historieta.

 

Ian: Bueno. En realidad el primer interés estaba puesto en el personaje, tiene que ver con la admiración que siento por el personaje del Subcomandante Marcos, por toda la tarea que realizó y sigue realizando el Ejército Zapatista y… yo desde hace ya bastante tiempo venía con las ganas de trabajar en historieta a propósito del personaje. Hay un libro que siempre lo estoy nombrando cuando estoy hablando del Subcomandante Marcos, que es una referencia ineludible para mí, que es el libro de la vida del Che, que dibujaron los dos Breccia y guiona Oesterheld. Era para mí ese libro, lo sigue siendo, una referencia importante. Y a la hora de encarar un trabajo sobre el Subcomandante Marcos, la primera opción fue hacer un intento biográfico, y en el camino empecé a leer a propósito de eso biografías del Ejército Zapatista, y los propios discursos, los propios textos de Marcos, y en el camino decidí que iba a prescindir de un guión, que no iba a ser una biografía lo que terminara siendo, sino animarme a tomar la propia palabra del Subcomandante, e intentar con eso hacer una narrativa gráfica. Entonces, ahí fue como una suerte de experimento al principio, de empezar a ilustrar en una secuencia los discursos. Después fui sumando comunicados y cartas.

 

- Podemos decir que, de alguna manera, en esta especie de investigación que fuiste haciendo cuando te propusiste realizar este trabajo, lo descubriste a Marcos además de como activista, como personaje fundamental de la historia contemporánea, como autor también, ¿no?

 

Ian: Bueno, en realidad lo conocía ya como autor, lo admiraba también. Creo que es un poeta a todas luces. Más allá de la figura política, me parece que los escritos del Subcomandante Marcos tienen la estatura literaria de un poeta, o de un escritor. En el caso del Subcomandante Marcos se combinan quizás esas dos características que me generan admiración, que me hubieran generado admiración por separado también. En el caso de Marcos se juntan, que es por un lado la gesta política, y por el otro lado el talento literario. Ya lo conocía en realidad, lo que sucedió más bien es que me terminé rindiendo a la idea de ir a fondo con los discursos, que la palabra en primera persona del Subcomandante Marcos quedara en un lugar protagónico. Y me interesaba también que el libro estuviera contado en primera persona, y que no estuviese ni adornado ni interferido con palabras, o con un guión, digamos…

 

- O con ficcionalización, ¿no?

 

Ian: Claro, claro.

 

- Que fuera más así de primera mano y en todo caso, calculo tu intención era la de remitirte a, en un segundo plano, ilustrar visualmente e ilustrarlas, a esas palabras.

 

Ian: Bueno, sí, exactamente. En algún momento también pensé que… yo decía “bueno pero tampoco estoy sumando ningún contexto de referencia” como para que alguien que de pronto se encuentre con el discurso así pelado, sin ningún tipo de marco introductorio ni nada…

Ian Debiase

por Luis Parodi

- De decir cuándo fue, dónde fue, a quién se refería.

 

Ian: Exactamente, exactamente. Digo, bueno, que quede un poco… que no se llegue a entender muy bien. Y lo que intenté hacer es que la misma selección de textos ayudara un poco a introducirte en las cuestiones del zapatismo. Digo, para un lector por ejemplo que no tenía mayores referencias. Si bien no hay un arco argumental en el sentido estricto en el libro, sí intenté que la secuencia, que la selección de los capítulos suplieran un poco ese arco de introducción, nudo y desenlace, de alguna manera. Y después lo comprobé porque incluso se lo di a leer a amigos en su momento, que no tenían ni la más mínima idea sobre el Zapatismo, y apenas conocían de nombre al Subcomandante Marcos, y me dijeron que el libro se puede disfrutar igual. O por lo menos me mintieron de manera muy convincente (risas).

 

- Y yendo a lo estilístico. La decisión de, por ejemplo, de hacerlo blanco y negro. Bueno, vos nombrabas a los Breccia recién, que han sido los maestros, ¿no?, de la ilustración en blanco y negro. ¿Tuvo que ver con eso como punto de partida, con haber tomado esa referencia y después ver que el resultado era el deseado?

 

Ian: En un primer momento sí, y lo que pasó con esta decisión que te decía recién de empezar a ilustrar directamente los discursos y prescindir del guión, hubo también… digamos, esa decisión terminó arrastrando una segunda decisión con respecto al dibujo, y era tratar de liberar al dibujo de cualquier atadura del canon tradicional de historieta. Y desde ahí en realidad el estilo, vamos a llamar, el estilo epidérmico que se puede ver en las páginas va un poco mutando a lo largo del libro, va cambiando. Bueno, hay una nota a propósito de eso al principio del libro, donde un poco la intención era justificar que ese estilo fuese movedizo. Para decirlo en pocas palabras, la consigna del dibujo era que acompañara un poco el recorrido que hacían los textos. Y en este tener los límites de la cancha para jugar lo suficientemente lejos como para ir cambiando los recursos. Por momentos las secuencias narrativas son más abstractas, por momentos las secuencias narrativas se… el dibujo se pone más descriptivo. Hay zonas, incluso, hay viñetas donde directamente es abstracción lo que vemos, por otros momentos el dibujo es más literal, muchísimo más figurativo, más realista.

"lo que intenté hacer es que la misma selección de textos ayudara un poco a introducirte en las cuestiones del zapatismo".

- Hay momentos con globos de diálogo, incluso.

 

Ian: Bueno, claro. Hay secuencias que sólo está la voz en off de, digamos, del texto. Y todas esas pequeñas contradicciones estilísticas, me parece que de la única manera en la que podían convivir en el libro tenía que ver con decretar esta libertad para el dibujo, en donde no estuviera atado a siempre volver sobre los mismos recursos, sino ir mutando. Eso también me parece que acompañaba además la diferencia de tonos que tienen los discursos, eso es algo importante de decir también, porque los propios textos de Marcos van variando en su tono. Hay momentos en los que son más líricos, más metafóricos, en otros momentos también es mucho más directo, más crudo. Y un poco la idea era que el dibujo también…

 

- Fuera acompañando eso.

 

Ian: Exacto.

 

- Bien. Y también, calculo, hay una cuestión -o por lo menos es mi apreciación, no sé si estarás de acuerdo- que el dibujo este en blanco sobre negro sin sombreados, digamos, sin degradés, genera una cuestión de impacto visual y sobre todo también de interpelación al lector, que de esa manera también se genera esta cuestión de poder establecer una relación quizás más cercana con lo que se está leyendo.

 

- Sí, lo que pasa es que el dibujo blanco y negro, ni siquiera el de escala de grises. Porque ya el dibujo de escala de grises plantea un extrañamiento ante la imagen, digo, comparado a lo que el cerebro está acostumbrado a mirar por medio de la percepción de la vista. Ese extrañamiento es muy interesante porque le suma, le agrega dramatismo a la imagen. Eso se lleva todavía más lejos si nosotros prescindimos de los grises y vamos solamente al blanco y al negro. Entonces ya de movida es un material en donde el condimento dramático está muy alcance de uno, digo, si quiere hacerse de ese condimento. Tiene algo también de estética de alto impacto, el blanco y negro. Y acá donde también nombro al Che de los Breccia. Hay muchos recursos también que son un guiño hacia ese libro, y hacia la obra fundamentalmente de Alberto Breccia.

- Como puede ser también el tema de los sellitos, ¿verdad?

 

Ian: Bueno, claro. El tema de los sellitos, en realidad eso es un recurso que… vamos a decirlo de una vez por todas: fue robado. Porque es un recurso que robé de Alberto Breccia, y en realidad, sí, tomé de él la idea de tomar cualquier tipo de objeto y probar convertilo en sello, ver de qué manera mancha con la tinta china. Y hay algo que también me parece muy interesante del recurso de añadir la mancha, es que siempre le termina agregando al resultado de la página algo del orden de la espontaneidad. Porque si bien uno puede ordenar el tema de los sellados y tratar de buscar las tramas, hay siempre una búsqueda; en la mancha siempre hay una dimensión de la forma que no estás controlando. De alguna manera, yo estoy convencido que la línea es una mancha pensada. En cambio, en la mancha es un poco más espontáneo el resultado.

 

- Y jugar a liberar un poco el control, ¿no? Que uno como ser humano contemporáneo está por ahí… le cuesta abstraerse a la idea de no controlar algo, ¿no?

 

Ian: Sí, y la mancha por eso es que es mucho más expresiva también que la línea.

 

- Claro, representa ese momento, así como sale.

 

Ian: Claro, es el… hay algo de azar, hay algo de lo que no podés controlar.

 

- Mirando un poco en retrospectiva, ¿qué diferencias y qué semejanzas encontrás en este libro con tus trabajos anteriores?

 

Ian: Bueno, en realidad se trata de dos lenguajes distintos, porque este libro es historieta y los otros dos es ilustración con textos. En realidad se tratan de dos formas, de dos idiomas distintos, de dos formas de contar y transmitir las emociones, que eso sí pasa en cualquier tipo de lenguaje, pero distintas las formas esas.

 

- Distintas formas de combinarlos, ¿no? Sobre todo.

 

Ian: Si, porque… a ver, en los otros dos libros de ilustraciones, hablando de lo que es propiamente el dibujo, vamos a dejar de lado por un momento lo que son los textos. En las ilustraciones de los otros dos libros, vos en una ilustración lo que estás haciendo es el momento pregnante de todo aquello que vos quieras transmitir. Vos en la ilustración tenés que, con un golpe de imagen, por lo menos la ilustración bien entendida, para mí, es congelar en aquel fotograma, vamos a decir, para hacer una analogía con las filmaciones… vos tenés que elegir cuál es el fotograma que indica todo el pasado de ese instante y sugiere el futuro de ese instante. De manera que vos puedas contar los tres tiempos solamente con una imagen. Entonces, en la ilustración terminan estando mucho más presentes un montón de elementos, y terminan siendo las exigencias más apuntadas a eso, que cuando vos tenés una secuencia narrativa para contar algo. La historieta, yo creo que más bien es un lenguaje narrativo, mientras que la ilustración no es un lenguaje narrativo. Y la historieta, en tanto lenguaje narrativo, tiene que saber conducir, de alguna manera, el estado de ánimo en el que uno se va sumiendo cuando vas leyendo algo, y va marcando también la cuestión del ritmo. En la historieta hay un pulso, hay un ritmo que en la ilustración no hay.

- Claro, ya sea de la transición de cuadro a cuadro, o de una página a la otra, o en la decisión de hacer una página doble, por ejemplo. La ilustración es más parecida a un cuadro, digamos, en el sentido tradicional del término, en ese sentido.

 

Ian: Es estática. La ilustración es estática, digo, más allá de que pueda demostrar movimiento, ¿no? No estoy hablando de la forma, estoy hablando del lenguaje. Es un lenguaje estático, mientras que la historieta no. De hecho, cualquiera de las dos formas si no cumplen eso, hay algo ahí que está fallando un poco. Pero a pesar de que son lenguajes distintos, y haciendo todas estas salvedades siento, sí, que hay un hilo que las atraviesa y que… siento que son los tres libros parte de lo mismo, me siento representado en cualquiera de los tres, y en los tres en su conjunto. Quizás hay en los tres una mirada, vamos a decir, que sí es la misma.

 

- Un enfoque, digamos, en común.

 

Ian: Un enfoque que tiene que ver en realidad con un punto de vista, y que tiene que ver con lo que uno tiene ganas de enunciar o de decir cuando se pone a dibujar. Tiene que ver con eso.

"siento que son los tres libros parte de lo mismo, me siento representado en cualquiera de los tres, y en los tres en su conjunto".

- Los otros dos libros a los que hace referencia Ian, el primero tiene por nombre “La vida se parece tan poco a nuestros sueños que festejamos cada vez que llega el fin de semana”. Y por otro lado tenemos también otro que tiene también un título con mucha intertextualidad, podríamos decir, que es “Corazón Sputnik”. ¿Cómo surge esto de la frase, de titular con, por ejemplo Corazón Sputnik la obra?

 

Ian: Bueno, Corazón Sputnik en realidad es… Todo el libro gira alrededor de una metáfora que ordena el resto de las ilustraciones y de los textos, que es la idea de que el corazón fue transformado en un satélite. Sputnik significa satélite en ruso, el Sputnik I fue el primer satélite artificial que se puso en órbita. Y la idea central del libro es ésa, que el corazón sufrió una transformación forzada y empezó a cumplir las tareas propias de un satélite, que básicamente son dejar de circular libremente por donde quiere, quedar obligado a orbitar alrededor de algo que le es impuesto. Y además recibir una serie de informaciones, y esas son las que transmite. No es emisor de informaciones propias. Y las dos características me parecían lo suficientemente contradictorias con la idea de lo que, por lo menos para mí, debería ser un corazón. Y a lo largo del libro lo que se va es desarrollando no sólo las implicancias de esta transformación, sino también cuáles son los agentes que hicieron del corazón una.. que hacen, mejor dicho, vamos a hablar en presente. Cuáles son los agentes que hacen del corazón un satélite, y no un productor de emociones y de información propia. Y bueno, ahí se empiezan a ver cuestiones que tienen que ver con el control social, los factores de poder y demás.

 

- Hablamos hace un rato en off de lo que es el panorama de la historieta independiente, de la historieta de autor, podríamos decir, en la República Argentina. Vos, ¿en qué momento creés que se encuentra actualmente ese panorama, o esa escena, si es que existe?

 

Ian: Me parece que se encuentra en un estado muy saludable. Por lo menos la producción, la cantidad de material que se está haciendo en cada uno de los lugares donde uno va y busca, se está haciendo un montón. Se escribe mucho, se dibuja mucho, se está editando, se estuvo editando muchísimo en todos estos últimos años. Vamos a decir que en los últimos diez o doce años fue in crescendo la cantidad de títulos editados, la cantidad de editoriales que aparecieron. Editoriales medianas, editoriales chiquitas, editoriales minúsculas, como es la mía.

- Unipersonales.

 

Ian: También, claro. Y la verdad que todo eso hace del panorama algo mucho más alentador de lo que era anteriormente, ¿no? Ahora bien, de un último tiempo a esta parte, vamos a decir en estos últimos dos años, se volvió todo un poco más difícil también. Los precios cambiaron, las condiciones cambiaron. Yo no sé cómo va a ser de acá en adelante en cuanto a todo ese reverdecer de la edición, esperemos que se mantenga. Lo que sí veo es como una intención muy fuerte, una convicción muy grande de parte de todos los que hoy por hoy están vinculados a la historieta y a la ilustración, de no dejar las cosas en manos de los golpes económicos. Veo que… y cuando digo la gente vinculada a la historieta digo, por eso digo que es saludable, no solamente gente escribiendo, gente dibujando y gente editando, sino también hay muchas más ferias de ilustración, de historieta. La historieta como género editorial está, estuvo y sigue ganando cada vez más espacio en las librerías, incluso en librerías de corte comercial, o librerías de cadena. Y me parece que a un público más general le es cada vez menos ajena, y todo eso yo lo veo muy positivo. Hay más periodismo sobre historietas, hay más notas. Ya no es tan raro ver en un medio de alcance nacional, de pronto, entrevistas a ilustradores o a historietistas, o a guionistas. De manera que todo eso yo lo veo como algo muy positivo, muy bueno. Me parece que eso inevitablemente va de la mano con un mercado, que si bien sigue siendo chiquito, si bien hay que cuidar, si bien no creo que sea una cuestión masiva, no creo que pase eso; pero sí por lo menos son todas buenas noticias. Más si uno las compara con lo que era el panorama de la historieta en la Argentina hace 18, 20 años, era todo muy… una cagada, digo (risas).

"veo es como una intención muy fuerte, una convicción muy grande de parte de todos los que hoy por hoy están vinculados a la historieta y a la ilustración, de no dejar las cosas en manos de los golpes económicos"

- Me parece, se dependía mucho de los designios de que viniera una gran editorial o un inversor a aportar por algo, digamos. Y, como sabemos, rara vez corren riesgos en ese sentido. Y a partir de la autogestión es donde se da un poco este despegar que estamos viendo ahora.

 

Ian: Sí, la verdad que sí. Y yo, ahora me acabo de dar cuenta en realidad que en todo este repaso que estoy haciendo, me refería siempre a la edición en papel. O sea, en ningún momento tampoco dije nada de la edición, o la publicación mejor dicho, en redes sociales o en internet, las historietas web y demás. En realidad sí, es mucha más la oferta que uno puede tener hoy por hoy cuando quiere leer algo. Me parece que también hay producción para todo tipo de públicos, que eso es importante también. Y con respecto a lo que vos dijiste recién, es cierto, la autogestión hoy por hoy creo que se hizo… Los procesos de impresión se hicieron más al alcance de cualquiera que antes. En ese sentido, antes, digo antes me refiero a la década del ‘90, quizás la autogestión o la gestión independiente significaba sí o sí hacer únicamente un fanzine por medio de la fotoduplicación, porque incluso la fotocopia era más caro, y había mucha distancia entre un producto, llamémosle profesional, y un fanzine. Hoy por hoy eso quedó un poco más zanjado. Me parece que cualquier editorial independiente, incluso cualquier autor sin necesidad de fundar un sello editorial, cualquier edición de autor tiene los medios como para ofrecer un libro en una calidad de edición que pueda tranquilamente, desde su materialidad, competir con editoriales grandes, eso sí.

Más info:

 

- En Córdoba, podés encontrar sus libros en: Volcán Azul (Achaval Rodriguez 244. Galería Barrio. Local n° 16), y Quade (Bolivia 257).

 

- Facebook

 

- Instagram

CONTENIDOS AUDIOVISUALES Y WEB

contenidos@elsotanorock.com

COMERCIAL

comercial@elsotanorock.com

MATERIAL DISCOGRÁFICO Y RADIO

radio@elsotanorock.com

CONTACTO

facebook.com/elsotanorock

INSTITUCIONAL

institucional@elsotanorock.com

PRENSA

prensa@elsotanorock.com

EL SOTANO ROCK. Sitio web oficial

www.elsotanorock.com

CONTACTO: radio@elsotanorock.com

COMERCIAL: comercial@elsotanorock.com

Todos los derechos reservados.

Sitio web diseñado y producido por buho diseño.

owldiseño.com

CONTACTO: +54 351 (15)8040066

CORDOBA - ARGENTINA

Fotografia general: Mati Vercelli Foto

facebook.com/matiasvercelli

flickr.com/photos/suenoslucidos