elsótanorock

CULTURA INDEPENDIENTE

Submitting Form...

The server encountered an error.

Form received.

SUSCRIBITE

Reseñas Negras

por El negro viglietti

CINE

Annihilation

Imaginemos que un productor de Netflix se levanta después de una noche de boludear jugando al Yahoo Pool en la PC, porque está harto de que lo llamen y lo mensajeen todo el tiempo para que le ponga pulgar arriba o abajo a la camionada de proyectos que sus asesores preaprueban. Anoche justamente se preguntaba, por ejemplo, qué pasaría con la cantidad de gente que le escribe si no tuviera sus asesores filtrando y rechazando propuestas gentilmente. Seguramente se hubiera pegado un tiro hace rato, piensa en calzoncillos mientras pone a hacerse el café. Prende la PC y abre el mail para ver qué hay de nuevo, viejo. Abre un mail al azar y mira la propuesta por arriba: una película basada en un autor de bestsellers del New Weird con libros de portada bonita. Mientras piensa que tendría que haberse dedicado a editar libros en vez de ser productor, abre el resumen del estudio de mercado y las “sugerencias” de los tipos de arriba. Sabe que quieren que se edite una ciencia ficción pálida y llena de estrías, porque es el camino que, los estudios indican, puede seguir embolsándoles guita como loco. Black Mirror viene bajando en picada y algo tiene que reemplazar esa sed de futuros rotos y brillantes que no sabía que tenía. Mira el director: ah sí, Garland, el de Ex Machina. Ya ni lo piensa porque el olor a café le dice que es hora de sacarlo del fuego, así que manda una respuesta automática a su asesor dándole luz verde para que se empiece a laburar.

 

La otra situación hipotética es que la productora a la que le haya tocado evaluar el proyecto se haya copado leyendo e investigando el material de origen. La trilogía de novelas de Vandermeer de Southern Reach le coparon tanto que se puso a leer y a investigar cuestiones geniales que tienen que ver con el soporte y la forma de narrar desde las obras de ficción escritas. El Southern Reach está buenísimo, piensa, y entiendo perfectamente porque Jeff es un bestseller, especialmente después de ver, leer y evaluar el New Weird. Y añade notas personales a su propia forma de ver el proyecto: no puede dejarse el material de origen de lado, hay que contarlo lo mejor posible y de la forma más auténtica que se pueda.

 

Annihilation es el resultado de esto: decisiones apresuradas de una industria que, como un dios babilónico, pide sacrificios continuamente, in crescendo y sin detenerse. Como Baal Moloch tragándose niños, la industria necesita seguir subiendo la vara de una cantidad infernal de personas que se anestesian acabándose temporadas enteras en un fin de semana de series completamente nuevas, y el miedo de quedarse sin esa masa crítica que mantiene andando la caldera los aterra e impulsa actos como éste. Como si alguien hubiera tomado un montón de textos de los diarios de exploración de ese colectivo narrativo que lleva el nombre de SCP, Annihilation aplica a intentar dar la impresión de inmensidad aún a costa de muchos otros elementos que podríamos considerar fundamentales para generar la suspensión de la incredulidad.

La sinopsis es terriblemente simple: el esposo de la protagonista, un militar que trabaja en operaciones especiales, regresa a su casa después de estar MIA durante un año completo. El gobierno lo recaptura cuando se enferma terriblemente y le revela a su compañera que el muchacho estuvo involucrado en una misión de exploración a algo que llaman “The Shimmer” (traducido toscamente El Resplandor), una zona en constante expansión. Hace tres años que existe y crece constantemente, y todas las misiones de exploración fracasaron. Su esposo es el primero en regresar y nadie sabe qué le pasó ahí adentro. La protagonista, en un acto de necesidad y acción inmediata, se alista a la próxima misión con otras cuatro compañeras para intentar encontrar una cura a la extraña enfermedad que está matando a su marido.

 

Lo que sigue es el descenso sin cadencia a un lugar extraño por demás. Hay un foreshadowing constante en ciertos dichos, hay una composición hermosa de desastre y ruinas que recuerda mucho a The Last of Us por momentos. Es decir, lo que se lee a las claras es que hay un universo tangible y pulposo atrás de esta narración traída de los pelos que nos muestran. La zona donde entran se encuentra en constante expansión y mutación: como si fuesen fractales, todo lo que queda bajo la influencia del “resplandor” cambia constantemente. Y esto compete a la biología y psiquis de las protagonistas.

 

Lo que genera un dolor de cabeza constante es la necesidad de trascender más allá de lo convencional. Es decir: se nota mucho que la película nunca quiso caer en un Jurassic Park 2, pero es autoconsciente de que tiene todas las notas para que eso suceda. No quiere quedar pegada a chistes del género como Evolución, pero es inevitable pensar en ello cuando la trama se desenvuelve así. Cuando se quiere descender a las profundidades de lo trascendental, a lugares de eje filosófico o generacional como pueden tener una Interstellar o una 2001, es necesario no perder el camino de vuelta a casa, porque el pozo que cavamos puede ser tan profundo que salir de él se torna imposible. Annihilation paga el precio de querer ser una Arrival cagándose en la empatía que puede existir entre los personajes y el público (o entre ellos mismos). La inexpresividad y la general falta de una emoción más que el descreimiento y la incertidumbre transforman esta película, que tiene el potencial de transformar todo lo tangible en algo más legible, en un atado de ganas de contar demasiado en un período de tiempo demasiado corto.

CONTENIDOS AUDIOVISUALES Y WEB

contenidos@elsotanorock.com

COMERCIAL

comercial@elsotanorock.com

MATERIAL DISCOGRÁFICO Y RADIO

radio@elsotanorock.com

CONTACTO

facebook.com/elsotanorock

INSTITUCIONAL

institucional@elsotanorock.com

PRENSA

prensa@elsotanorock.com

EL SOTANO ROCK. Sitio web oficial

www.elsotanorock.com

CONTACTO: radio@elsotanorock.com

COMERCIAL: comercial@elsotanorock.com

Todos los derechos reservados.

Sitio web diseñado y producido por buho diseño.

owldiseño.com

CONTACTO: +54 351 (15)8040066

CORDOBA - ARGENTINA

Fotografia general: Mati Vercelli Foto

facebook.com/matiasvercelli

flickr.com/photos/suenoslucidos